ac49f843-2ac1-415a-9a53-238814edcd9c_edi

Corte de Apelaciones de Temuco decreta la prisión preventiva para Martín Pradenas


"El peligro de fuga no puede estar entregado a la voluntad de imputado", fue uno de los argumentos que esgrimió la Fiscalía para fundamentar la prisión preventiva, luego de que el abogado defensor sostuviera durante este miércoles que el imputado tiene familiares en Miami, presentando el hecho como si se tratase de un gesto de buena voluntad el no haberse fugado hasta ahora. El tribunal en tanto, resolvió que esta medida es la más adecuada, dado que el sujeto es un peligro "para la sociedad, para las víctimas y para la investigación".


Este viernes, la Corte de Apelaciones de Temuco revocó lo que había establecido el pasado miércoles el Juzgado de Garantía de la misma ciudad, e impuso la medida cautelar de prisión preventiva para el único acusado en el caso de violación contra Antonia Barra, Martín Pradenas.

En una audiencia que comenzó a eso de las 09:00 de la mañana, el tribunal resolvió que “se revoca la resolución apelada del 22 de juulio de 2020, que negó la solicitud de la Fsicalía y en su lugar, se decreta la prisión preventiva para Martín Pradenas Dürr, por estimar que su libertad es un peligro para la seguridad de la sociedad, de las víctimas y de la investigación“.

Entre las intervenciones, destacó uno de los argumentos del Fiscal de Temuco, Miguel Rojas, quien haciendo uso de lo que el abogado defensor de Pradenas había mencionado en la audiencia de formalización, dio cuenta de porqué era necesario que el sujeto fuera detenido por la fuerza.

En referencia a lo que mencionó el abogado Gaspar Calderón, relativo a que Pradenas tiene familiares en Miami, lugar al que podría fugarse, destacando así la supuesta buena actitud del imputado al no haberlo hecho, el fiscal Rojas explicó que “el peligro de fuga no puede estar entregado a la voluntad del imputado“, descartando así que este hecho sea indicador de buena conducta, y evidenciando que por el contrario, esto solo aumenta sus posibilidades de fuga.


Asimismo, uno de los abogados defensores de las otras víctimas, Alejandro Guzmán, explicó que buscan la prisión preventiva tanto porque el imputado “puede obstaculizar el proceso investigativo” como porque su libertad constituye “un peligro para las víctimas”.

En esa línea, argumentó que “cuando se le pide el teléfono celular, él entrega un número nuevo, que adquirió después del fallecimiento de la víctima. Obviamente ese teléfono no tienen ningún interés para la investigación. Más aún, al ser consultado por el tema, el imputado declaró que el celular fue destruido, según las declaraciones, por su madre. Sin embargo es contrario a la lógica teniendo presente que al único q beneficia esta situación es al propio imputado”.

Asimismo, Guzmán explicó que durante la investigación, “se incauta su computador, y se observa que ha eliminado 14 mil fotos, y 83 registros de audios. Esto, según un informe de la PDI, lo cual sin embargo, fue desestimado por el tribunal en la audiencia de formalización”.

También se pudo comprobar, según el relato de Guzmán, que Pradenas “borró todas las conversaciones en Instagram que tenía con Antonia Barra para los días y horarios de interés”.


El imputado -argumentó además el abogado- “ha inducido a testigos para declarar falsamente, o para comportarse de manera hostil. Sus amigos, con quienes estaban en la cabaña, declararon, luego se les pidió complementar y se negaron, y también se negaron a entregar sus celulares“.

Finalmente, el legista destacó que dados los patrones de conducta de Pradenas, de quien se pudo comprobar se había infiltrado en un grupo de whatsapp de “Justicia para Antonia”, dan cuenta de que “evidentemente es un peligro para las víctimas”.

Se ha infiltrado en la vida privada de las propias víctimas. El 24 de octubre de 2019, con su nuevo número, que después fue incautado, se incorporó al grupo para estar pendiente de todos los movimientos de este grupo, con el nombre falso de “Andrea””, relató Guzmán al respecto.

Cabe recordar, que Pradenas es perseguido por un total de 6 delitos, entre los que se encuentran los de violación y abuso sexual.